Consejos para la fotografía de viajes

04 de agosto de 2009
Valoración del artículo:
Cuando pensamos en viajes o en cualquier destino turístico, lo primero que metemos en la maleta, casi, es la cámara fotográfica. Sin embargo, a veces, es posible que no vayamos con el equipo necesario para cada ocasión.
Atención: Contenido exclusivo de DesarrolloMultimedia.es. No reproducir. Copyright.

En este artículo, te vamos a exponer una serie de consejos para que puedas preparar con acierto qué equipo llevar.

En principio, es fundamental recopilar información precisa de las condiciones meteorológicas con las que te vas a encontrar ya que las cámaras tanto a elevadas temperaturas como a muy bajas pueden dejar de funcionar si no las cuidamos adecuadamente.

- La autonomía de las baterías y la capacidad de la tarjeta de memoria son dos conceptos a tener en cuenta.

- Asegúrate de llevar el cargador en caso de que el lugar al que vayas te permita cargar la cámara. Ten en cuenta el tipo de voltaje que hay en el País visitado para que no te lleves sorpresas. Un consejo práctico, es que dispongas una batería de recambio ya que, de este modo, no tendrás que estar cargando la batería tan a menudo.

- En cuanto a las baterías, con baterías antiguas (de NiCd) es importante que las agotes al máximo antes de recargarla por el llamado “efecto memoria” que supone una reducción de la capacidad de la batería. En el caso de las baterías de litio, has de seguir las recomendaciones del fabricante de que la primera carga sea superior a ocho horas.

- Teniendo en cuenta la duración del viaje, y del número de instantáneas que vayas a hacer, necesitarás una tarjeta de memoria de gran capacidad o, mejor, varias tarjetas de capacidad media por si se extravía alguna, tener las otras.

- Si viajas a lugares donde las condiciones son extremas, deberás extremar las precauciones con tu cámara digital.


- Destinos de nieve, alta montaña, etc. son situaciones en donde la cámara puede sufrir afectando al rendimiento de su batería, llegando, incluso, a dejar de funcionar. El frío intenso y la condensación de agua en el interior del aparato pueden producir daños.

1. Mantén protegida la cámara entre el abrigo y tu cuerpo. Sácala solamente para realizar la fotografía y vuelve a guardarla inmediatamente. Gracias a esto la cámara estará a una temperatura constante y evitará la congelación y la "caída" de las baterías.

2. Utiliza guantes para protegerte de las bajas temperaturas y de tu propia cámara ya que si ésta tiene partes metálicas (cuerpo, visor) que entran en contacto con la piel, pueden llegar a producir quemaduras a causa de las bajas temperaturas.

3. Si llevas baterías de recambio, guárdalas en un bolsillo interior del abrigo.

- Por otro lado, temperaturas muy altas tampoco son buenas aliadas de la fotografía digital. Al igual que con el frio, la cámara puede que deje de funcionar o lo haga de forma incorrecta. Además, si la cámara es negra y te encuentras en temperaturas superiores a 50º, la cámara puede superar con creces la temperatura exterior provocando problemas en la cámara.

1. Primero que nada, protege la cámara de los rayos directos del sol. Si la cámara tiene recubrimientos plásticos, estos pueden llegar a derretirse.

2. Utiliza bolsas de Gel de Sílice en la bolsa donde lleves la cámara si la humedad ambiente es elevada.

3. En zonas desérticas, con viento de arena o mucho polvo, protege la cámara en bolsas de plástico como las que se utilizan para congelar alimentos.

4. Para limpiar el polvo de la cámara, utiliza aire comprimido o los típicos sopladores de goma. Nunca empieces limpiando con una gamuza ya que podrías rayar la cámara.

5. Para el objetivo utiliza bastoncillos de algodón. La técnica es hacer movimientos rotatorios desde el centro hacia los extremos del objetivo sin frotar la lente.

Comentarios de los visitantes
Aun no hemos recibido comentarios de este artículo.
Puedes ser el primero en enviar tu comentario.



El autor
Manuales
Guía
Categorías

Donaciones
Si piensas que te hemos ayudado y merecemos tu apoyo económico...