Errores frecuentes en la maquetación de textos

02 de julio de 2008
Valoración del artículo:
Vemos algunos errores de maquetación, que nos encontramos frecuentemente en las composiciones y sus soluciones además de algunas reglas básicas de legibilidad.
Atención: Contenido exclusivo de DesarrolloMultimedia.es. No reproducir. Copyright.

En ocasiones, la maquetación actual está perdiendo su sentido, ya que existen algunas normas básicas para la legibilidad de los textos y cada vez son tenidas menos en cuenta.

Vamos a ver algunos de esos errores que nos podemos encontrar muy frecuentemente.

Palabra suelta en la última línea de un párrafo.

Muchas veces podemos ver en la última línea de un párrafo una palabra suelta, sin embargo lo que se debería hacer cuando sucede esto maquetando un texto, es ajustar el interletrado para que esa palabra suba a la línea anterior, o la última palabra de la línea anterior baje a la última línea del párrafo.

Para mucha gente, incluso la última línea de un párrafo debe ocupar como mínimo la mitad del espacio de la columna de texto, pero desde luego nunca debería quedar una palabra suelta en ella.

Tampoco sería muy correcto poner un monosílabo al final de una línea.

Los llamados ríos.

Los ríos son espacios en blanco que quedan entre las palabras, pero que unidos a los espacios de líneas superiores e inferiores forman caminos blancos en el texto y dificultan la legibilidad.

Estos ríos son normalmente originados por el tracking y el kerning de las tipografías, la justificación y el tamaño que estemos empleando en el texto. La justificación total por ejemplo, suele crear grandes ríos, ya que este tipo de justificación fuerza al máximo a la tipografía a ajustarse a un espacio que no es el suyo natural.

Las particiones de palabras al final de una línea.

Las particiones son aquellos puntos donde se separan las silabas de una palabra. En algunas ocasiones, podemos encontrarnos con columnas cortas en las que tenemos que usar palabras largas y este es uno de los pocos casos en los que podría ser óptimo dividir una palabra en silabas, ya que incluso podría solucionar problemas con los ríos y anchos de línea muy desproporcionados y desiguales.

Sin embargo lo que si que nunca debe hacerse es dejar una silaba sola, en una línea. Por este motivo nunca se deberían dividir palabras de dos silabas, y si tenemos que dividir a la fuerza una palabra de tres silabas, la silaba suelta quedará en la línea superior y nunca en la inferior.

Existen muchos softwares de maquetación en los que podemos seleccionar el número mínimo de caracteres para que la palabra sea indivisible, cuantos caracteres se quedarán en la primera línea y cuantos en la siguiente y mas ajustes de justificación y partición.

El ancho de columnas y líneas.

Un texto que está distribuido en varias columnas, será mucho más fácil de leer que uno con líneas mas largas, ya que a nuestro ojo le costará mas trabajo saltar del final de una línea larga al principio de la siguiente.

El interlineado no debe ser demasiado pequeño, ya que cuando es así, es frecuente que nuestra vista al acabar de leer una línea, se vaya a una línea que no es la siguiente a la que estábamos leyendo, y por lo tanto interrumpimos la lectura momentáneamente o incluso conseguimos que el lector no siga visualizando el texto.

Elegir la tipografía.

Las tipografías sin serif dan un aire más moderno a una composición, y por ello en muchas ocasiones muchos diseñadores se decantan por ellas, sin embargo las tipografías con serif facilitan la lectura en textos largos, ya que crean una línea base imaginaria que ayuda al lector a reconocer tanto, la línea en la que se encuentran, como la anterior y posterior dotándolo de mayor fluidez.

Además existen también tipografías de mucha calidad estética, y que hacen las palabras más redondeadas pero en ocasiones también las hacen mas largas. Esto no es un problema muy grave, pero debido a que nuestra vista lee a base de "saltos", cuando las palabras son más alargadas, nuestro ojo debe dar mas saltos por línea, lo que hace que la lectura sea un poco mas pesada.

Por supuesto también hay que decir, que no es lo mismo saltarse algunas de estas reglas en algún momento de las composiciones, que saltárselas sistemáticamente por desconocimiento o por dejadez, porque es entonces cuando estaríamos hablando de un mal diseño, ya que de lo que se trata es de maquetar estéticamente, pero reduciendo al máximo las interferencias del mensaje que transmitimos al lector.

Comentarios

Los comentarios de los visitantes son para ampliar la
información del artículo. Cualquiera puede participar.

Añadir un comentario al artículo Publicar un comentario del artículo

Se muestra un comentario revisado

 Un buen texto
15/7/08 

Comentario de Antoni:

Magníficos consejos, Juan Ignacio. Te felicito. Yo añadiría, o mejor remarcaría, que nuestra vista, si bien es el sentido más desarrollado que tenemos, no está hecha para leer. Como muy bien has dicho, leemos, no como un scanner, sino "a saltos". Por eso la importancia de las tipografías con pie (es así como se debería decir en castellano a las tipografías con serif. También es válido el término "gracia"). En cambio, las tipografías de palo seco (sin serif) suelen ser demasiado geométricas, demasiado perfectas para que nuestro ojo no perciba suficientes contrastes. También aconsejaría no abusar de las negritas, como muchos periódicos suelen hacer por ejemplo para remarcar nombres propios. Los textos con "viruela" dificultan la lectura. Yo prefiero utilizar las cursivas (en castellano también se puede utilizar el término aldinas, pero nunca itálicas) como alternativa a la redonda (o normal) para remarcar nombres propios, barbarismos... Felicidades




El autor
Juan Ignacio Rodríguez Navarro
Equipo de desarrollomultimedia.es
Manuales
Categorías

Donaciones
Si piensas que te hemos ayudado y merecemos tu apoyo económico...