La luz

10 de enero de 2008
Valoración del artículo:
Vamos a tratar la importancia de la luz, a calcularla y cuando debemos fiarnos de un fotómetro y como aprender a utilizarlo, para tomar una fotografía.
Atención: Contenido exclusivo de DesarrolloMultimedia.es. No reproducir. Copyright.

Debemos medir la iluminación con prudencia.

Con esto quiero decir, que no siempre la iluminación adecuada es la que nos muestra el fotómetro cuando lo dirigimos al motivo a fotografiar.

Supongamos un parque donde están jugando niños, hay columpios, arena, niños en primer y segundo plano, y al fondo un viejo tranvía. Lo más lógico sería dirigir el fotómetro hacia esa mezcla multicolor. Bien, pues en este caso podemos hacerlo tranquilamente, pues el motivo tiene una buena mezcla de contrastes y los claros y sombras están distribuidos de una forma regular.

Pero el uso del fotómetro, empieza a complicarse frente a contrastes mayores. Nunca obtendremos buenos tiempos de exposición, cuando fotografiamos a una persona con traje claro, delante de un seto oscuro. O un deshollinador frente a una pared blanca.

Si la cámara lleva fotómetro incorporado, o si enfocamos un fotómetro independiente en la misma dirección que la cámara, obtendremos una medida de la luz errónea, pues el hombre del traje claro, resultará demasiado claro, y el deshollinador apenas recibirá luz.

Antes en el parque, los claro-oscuros estaban bien repartidos, pero ahora los motivos resultan en contrastes demasiado opuestos, lo mismo que cuando fotografiamos una persona recortada contra el cielo, un niño con traje claro sentado en el césped, etc. El resultado queda falseado por una de las superficies de contraste, que resulta ser la más fuerte.

En estos últimos casos, el fotómetro solo puede ver la iluminación general, y le cuesta demasiado separar los contrastes.

Pero podemos engañarle. ¿Cómo?: acercándonos con el fotómetro hacia el objeto hasta tal punto que este abarque todo el ángulo de medición y no capte la luz o la sombra accesoria. Frente a motivos con fondo oscuro buscaremos la iluminación máxima. Frente a fondos claros tendremos que vigilar cualquier iluminación accesoria. Pero junto al motivo principal, es seguro que hallaremos un valor medio justo, aún cuando el seto, pared o césped reciban un poco de luz de más o de menos.

Y ahora viene tu pregunta que ya la pongo aquí: ¿qué hago con el fotómetro que lleva incorporado mi cámara?. Bien, pues olvidarte de él. O en el mejor de los casos, las cámaras más modernas, permiten hacer una toma de luz previa al disparo -acercando la cámara al objeto principal- y fijando la luz definitivamente, para luego efectuar la toma desde cualquier otro sitio. ¡¡Léete las instrucciones de tu cámara!!

Algunos consejos:

En fotografías exteriores, debemos apuntar el fotómetro hacia el suelo, para que el claro del cielo, no entre en el ángulo de medición.

Toda medida será más exacta, si nos acercamos al objeto. Si esto resulta imposible, mediremos un objeto parecido al principal, que esté a nuestro alcance, o medimos a una distancia de 5 a 20 cm. la luz reflejada por nuestra mano, y doblamos la velocidad obtenida.

Otra posibilidad de medir los valores lumínicos: se trata de la obtención del llamado "ámbito de contraste". Medimos de cerca, tanto las zonas claras como las oscuras del motivo, siempre por separado. Y a continuación, promediamos dichos valores, por opuestos que sean. Por ejemplo si la zona más oscura nos da una velocidad de disparo de 2 segundos, y la más clara de 1/50 segundos, el valore medio, lo encontraremos en el escalímetro de velocidades de la cámara:

4 2 1 1/2 1/5 1/10 1/25 1/50 1/100 1/250

El valor en verde es el que debemos ajustar en la cámara

Comentarios de los visitantes
Aun no hemos recibido comentarios de este artículo.
Puedes ser el primero en enviar tu comentario.



El autor
Juan Ignacio Rodríguez Navarro
Equipo de desarrollomultimedia.es
Manuales
Categorías

Donaciones
Si piensas que te hemos ayudado y merecemos tu apoyo económico...